domingo, 4 de septiembre de 2016

En defensa de Irlanda y Apple


Una vez más la Unión Europea hace bullying

Cuando aún reverbera el Brexit, tratado en profundidad aquí en Chile Liberal, la Unión Europea propina otro golpe. En un fallo de legalidad dudosa, las instituciones europeas han obligado a Irlanda a cobrar 13 mil millones de euros a Apple Inc. por concepto de impuestos supuestamente no pagados.

Esto puede sonar chocante o rematadamente estúpido para muchos en Chile. ¿Un país se niega a recibir dinero de una empresa con activos de US $ 220 mil millones (casi el PIB de Chile)? Más aún, ¿Irlanda va a apelar a este fallo? ¿Realmente puede un país insistir en no querer cobrarle impuestos a una de las mayores empresas del mundo? Suena tan ridículo como los suizos votando en contra de tener más vacaciones.

Inverosímil, pero así es. Y para entender este embrollo hay que revisar un poco la sufrida historia de Irlanda. De paso, comprenderemos mejor los beneficios intrínsecos de vivir en una economía de bajos impuestos, podremos sacar lecciones para Chile, y se reforzará aún más la postura a favor del Brexit de nuestro blog.

La Unión Europea: esa dictadura foránea
Hace unos pocos días ha visitado Chile la leyenda del punk, John Lydon (aka Johhny Rotten, "Juanito Podrido"), ex líder de los míticos Sex Pistols. Lydon es él mismo, como muchísimos británicos, descendiente directo de irlandeses (baste ver su apellido). En unas declaraciones a los medios locales, la figura del rock ha resumido el argumento a favor del Brexit:

"(...) el pueblo británico ha hablado y no quieren ser manipulados o controlados por una dictadura foránea desconocida. No podías cambiar nada en el país, tenías que aceptar reglas desde afuera y no tenías nada qué decir en el proceso de esas leyes. Y eso se sentía muy incómodo para muchos británicos, así que votaron en contra."

Esto es exactamente lo que ha vemos en el fallo de la Comisión Europea. El organismo de Bruselas, presidido por Jean-Claude Juncker ⎯un borracho que amenazó a los británicos⎯, ahora da órdenes sobre lo que debe hacer Irlanda. Noten por favor la situación: no es Irlanda quien ha acudido a la CE para que Apple pague lo que debe. ¡No! Irlanda no quiere ser una economía de altos impuestos y quiere respetar los contratos firmados con Apple para asegurar la credibilidad de su país ante la comunidad financiera internacional.

Acá hay dos cosas que poner en relieve. Primero, Jean-Claude Juncker es uno de los hombres más poderosos del mundo y jamás ningún elector ha votado por él. Esto es gravísimo. Es decir, los funcionarios gobiernan cuando sólo debiesen limitarse a administrar. Segundo, esto es un bullying contra Irlanda, avasallando su independencia, su autonomía fiscal y su soberanía. 

Los irlandeses son un pueblo digno y resiliente, por siglos resistieron estoicos la ocupación británica que los condenó a la pobreza y a la emigración masiva a los EEUU, o Australia, o cualquier parte. Los irlandeses son  borrachos pero extraordinariamente amables, cálidos, y con un empuje irrefrenable, propio de un carácter moldeado en la oscuridad de un clima inclemente. Baste recordar que Ambrosio O'Higgins del condado de Sligo pasó a Chile donde dejó un inmenso legado, desde el trazado de la ruta 68 ⎯que une Santiago con Valparaíso⎯, la abolición de le encomienda ⎯una forma de esclavitud⎯, hasta la fundación de ciudades. Tanto se destacó que de ser un leal funcionario en busca de un mejor futuro llegó a ser nombrado Vicerrey del Perú. Donde van los irlandeses terminan saliendo adelante. Es impresionante ver cómo una camarilla de burócratas ahora dicta lo que debe hacer Irlanda, arriesgando destruir al país.

De la pobreza y el catolicismo abyecto, los paddies se convirtieron en un país del Primer Mundo ⎯ y uno de los más ricos. Varios factores influyeron pero existe consenso en que la base de su brusco  éxito ha sido la tasa de impuesto a las ganancias de las empresas, que alcanza un paupérrimo 12,5%.  Esa cifra ha sido decidida en Oireachtas Éireann, el Congreso de la República de Irlanda, organismo democrático, soberano y legítimo para discutir y aprobar las leyes.

La Apple de la discordia
Steve Jobs fue uno de los más grandes revolucionarios de la humanidad. Cuando en 2001 saca un pequeño aparato de su bolsillo y dice: "este es el iPod", nos deslumbró. Supimos que nuestra colección de discos quedaba obsoleta. Fue uno de los momentos culminantes en la Historia Universal. Nuestra vida nunca volvió a ser la misma. Nos hizo libres cuando pudimos disfrutar nuestra música haciendo running, tomando un baño, en el metro, andando en bici, en cualquier parte. Lo mismo con el iPad y el iPhone y cuánto hay. Pero no sólo fue un revolucionario y un iconoclasta: también fue un visionario como pocos. Steve Jobs supo que Irlanda era el lugar perfecto para poner un pie en Europa, en una época en que Irlanda era sólo una arriesgada promesa. En Cork, la segunda ciudad de Irlanda, donde la gente es incluso más amable que en Dublín (y con un acento distintivo e ininteligible), llegó la marca de la manzana mordida. Se convirtió en uno de los mayores empleadores de la región, trayendo empleos de alta calidad y bienestar, progreso, e incluso felicidad. 

El heredero del maestro Steve Jobs, Tim Cook ⎯saludado como un héroe libertario⎯ acaba de publicar un furioso post argumentando en contra del dictamen de la CE, y donde nos asegura que esto no se va a quedar así.

Los burócratas de la UE desde luego se ven amenazados. Ellos no tienen idea de cómo crear un puto puesto de trabajo. Ellos sólo se dedican a destruir. Y lo han hecho exitosamente. Con el fallo contra Apple, demuestran su actitud gansteril, la cual goza de ilustres defensores. El celebrado economista francés Thomas Piketty, el año 2009, en una columna llamada ⎯paradojalmente⎯ Peut-on sauver l'Europe? (¿Podemos salvar Europa?), llamaba sin tapujos a hacerle un bullying a Irlanda. En los momentos en que el Tigre Celta caía abatido durante lo peor de la Gran Recesión y el FMI ofrecía un gran rescate financiero, Piketty, con un desparpajo inédito sostenía que estaba bien que el FMI ayudara pero que el trato debiese ser el siguiente:

"l'Union garantie la stabilité financière de la zone, et vient en aide aux petits pays si nécessaire ; mais en contrepartie ces derniers renoncent à leur stratégie de dumping fiscal, avec par exemple des taux d'imposition des bénéfices minimaux de l'ordre de 30%-40%. Après avoir accepté de renoncer à leur souveraineté monétaire, ce qui n'a pas eu pour eux que des avantages, les petits et les grands pays devront ainsi accepter de renoncer à leur souveraineté fiscale."

"La Unión Europea garantiza la estabilidad financiera de la zona, y viene en ayuda de los países pequeños si es necesario; pero como contraparte, éstos deben renunciar a su estrategia de dumping fiscal, como por ejemplo adoptando tasas de impuesto a las empresas del orden del 30 a 40%. Después de aceptada la renuncia a su soberanía monetaria, que no ha sido ventajosa para ellos, los países pequeños y los grandes deben también renunciar a su soberanía fiscal."

Piketty emplea un sofisma al llamar "dumping fiscal" a lo que ha sido la base misma del desarrollo de Irlanda, y que más bien debiésemos llamar competitividad fiscal. Como él y los de su campo ideológico (él as amigo de Podemos, por ejemplo) no tienen la menor idea sobre cómo crear empleos y generar prosperidad, sólo les queda castigar a Irlanda con la esperanza de que esos puestos de trabajo vengan a la alicaída economía francesa, donde la ecología financiera ha sido arrasada por completo. Con tasas de impuesto cercanas al 40%, pocos quieren instalarse en Francia. Irlanda es mucho más sexy.

En aquellos años, el economista francés presagiaba el colapso de Irlanda. Desde luego que esto no ocurrió. Irlanda salió de la crisis, muestra un crecimiento del 6%, el desempleo no llega al 8%, y el país en general vuelve a la normalidad. Piketty falló. 

Si el pueblo irlandés no es capaz de decidir las reglas que impone en su territorio, entonces el sacrificio de los rebeldes de 1916 y de todos los que dieron su vida por independizar el país ha sido en vano. Si un pueblo cualquiera se ve gobernado por una burocracia extranjera no elegida, por la cual nadie ha votado, es de esperar que ese pueblo se rebele. 

Así como no acepto que Chile haya sido gobernado por una dictadura, tampoco voy a aceptar que un país pequeño y pujante como Irlanda sea humillado de esta manera. ¿De qué sirve ser independiente si un país pierde su soberanía presupuestaria, su soberanía fiscal?

martes, 23 de agosto de 2016

Farsante, contumaz, ignorante, charlatán, y facho


Chile Liberal dispara su artillería contra el mentiroso patológico de José Piñera

Un par de liberales ha publicado una epístola abierta ⎯bastante elegante⎯ contra el artífice del sistema de pensiones de Chile. No es nuestro estilo en este blog. 

Es necesario dejar al descubierto a este embustero José Piñera pero lo haremos à la Chile Liberal. O sea, cargado a los epítetos. Y por lo mismo, como nos caracteriza ser altamente argumentativos, explicamos a continuación uno a uno los motes con que pretendemos desacreditar para siempre a este personaje tóxico, con el objetivo de que la Presidenta Michelle Bachelet NO considere a este señor en la implementación de una nueva reforma a la industria de las pensiones (otra más luego de las excelentes iniciativas impulsadas por Andrés Velasco el 2008).  

Primer salvo: farsante
Sí. Ya lo vimos con desparpajo declarar que la tasa de reposición de las pensiones en Chile es de 77% ⎯leyendo la manida carta de AFP Habitat⎯ superior al 70% calculado en su libro El cascabel al gato. No, Piñera. No mientas. Quisiste hacer creer falazmente que los 2 millones de receptores de esa carta recibirían 650 mil pesos de pensión.

Para que se cumpla aquello el cotizante debe haber tenido ahorro previsional durante 35 años consecutivos. Pero el mitómano ha convenientemente obviado que el promedio de cotización en Chile es de 16 años para las mujeres, y 24 para los hombres. 

Para lograr una reposición de 77%, el afiliado a la AFP requiere un fondo previsional de 100 millones, y para lograrlo cotizando el 10% de sus ingresos, necesita un sueldo de unos 800 mil. En Chile, el 80% de los trabajadores percibe no más de 500 mil. A este nivel, como indicaron las propias AFP, la pensión promedio es de 200 mil pesos, inferior al salario mínimo. O sea, pensiones de hambre.

Piñera no dice nada de lo anterior porque es un farsante. Lo hemos demostrado.

Segundo salvo: contumaz
Este tipo persiste en su error. En ningún caso admite que su sistema "sofisticado" que es "como un Mercedes Benz", con la famosa rentabilidad de UF +10% (siendo la UF el peso corregido por inflación, o sea rentabilidad real de 10%) requiere un nivel de ahorro que es imposible para la realidad del mercado laboral chileno ⎯ como ya explicamos. No ha admitido su ignominiosa falta a la verdad.

Como buen contumaz, tampoco va a aceptar que en Chile se cuenta como empleado a gente que muchas veces no cotiza o no le cotizan. Él mismo ha sido artífice en la creación de un plan laboral que tiende a la precariedad del empleo, que es por esencia incompatible con su "Capilla Sixtina" ya que las AFP necesitan ahorros sostenidos. Por tanto, es justo calificar a este individuo de contumaz y de nula honestidad intelectual.

Tercer salvo: ignorante
No sólo este economista no es capaz de dominar los aspectos técnicos y sólo se escuda en una carta sacada de contexto. En los aspectos conceptuales, este tipo tampoco se maneja.

En su estulticia, Piñera nunca se enteró de la diferencia entre trabajo y empleo. El trabajo es la única forma de crear riqueza, no hay otra. En Chile mucha gente trabaja, y muy duro. La dueña de casa que es madre soltera y debe mantener una familia, ella trabaja cuando limpia su hogar, cocina y lleva a los cabros chicos al colegio. Eso es trabajo. Por supuesto que no es empleo, pero de que trabajo es, lo es.

El empleo ocurre cuando ella misma debe ir a un hogar de mayores ingresos a seguir trabajando pero esta vez ella percibe honorarios. Como lo más probable es que los patrones no le paguen cotizaciones, o que durante gran parte de su vida no le hayan pagado, esa mujer no cotiza, a pesar de sí haber trabajado. En otras palabras, ella trabaja pero no tiene empleo. Es la realidad de decenas de miles de personas.

Como buen estúpido profesional que es José Piñera, no alcanza a entender esta diferencia. Asegura con boato que las AFP son "la mayor transferencia de riqueza de los ricos a los pobres de en la historia de Chile". Pues esto es falso, sólo un ignorante no se da cuenta.

Ni hablemos de aquellos que no sólo cuidan a sus hijos sino que están a cargo de familiares y que por lo mismo no pueden incorporarse al mercado laboral formal. La prioridad de muchos chilenos es llegar a fin de mes a como dé lugar, después se verán las cotizaciones. Han transcurrido 35 años desde la implantación de su sistema y recién se entera de que las cotizaciones, en un mercado laboral precario, informal, de bajos sueldos y con lagunas provisionales, son pocas. Es un ignorante.

Cuarto salvo: charlatán
Con una reciedumbre facial inédita, nuestro economista asegura que viaja por el mundo explicando las bondades de su hijo, el "sofisticado, bien diseñado" sistema de capitalización individual. La verdad sea dicha: este sistema es su vástago bastardo. Las pensiones privadas ya existen y han existido desde hace mucho. No veo lo extraordinario en crear fondos privados de pensiones. 

La única novedad de su porquería es que los chilenos están obligados por ley a afiliarse a una AFP, tratando a la ciudadanía como fuerza laboral cautiva. "Revolución liberal" llama este papanatas de su propia farsa a lo que es un vil rentismo estatal.

Un dictadorzuelo autócrata y anti-liberal como Vladimir Putin compartió una agradable velada en su dacha con José Piñera, donde el embustero al parecer le explicaba las maravillas de su Capilla Sixtina. 

Lo cierto es que Polonia adoptó un sistema similar al chileno y lo está desmantelando, ¿por qué? Porque se dieron cuenta que es una bosta. Malawi ha copiado la idea piñerística, y así unos poquitos de los supuestos "30 países" que él menciona como adeptos a su sistema de AFP, pero en realidad no hay ninguno que haya querido copiar un sistema basado en ahorros individuales. Basta una calculadora y dos dedos de frente para entender que el sistema era inviable. Pinochet no le creyó, por eso no aceptó las AFP para las Fuerzas Armadas, tal como se consigna en las actas desclasificadas de las sesiones de la Junta Militar.

Ahora bien, ¿por qué Piñera "regresa a Chile" para defender su idea revolucionaria? ¿Es acaso un astro de la canción, como Rihanna o Lady Gaga, que anuncia un concierto en Chile y todos deben agolparse para ver su show?

Este chamullento vive en Chile: difícilmente puede volver. Él se gana la vida viajando por el mundo dando conferencias y explicando la maravillosa implementación de su sistema. Pero el mundo está lleno de gente inteligente que ya ve como después de 35 años de AFPs el sistema en Chile es más bien un ejemplo... a no seguir. 

Las charlas de José Piñera son cada vez menos requeridas. Su fuente de ingreso y prestigio tambalea. El caso de Polonia, ya mencionado anteriormente, fue el punto de inflexión. Piñera tiene sólo justificaciones que no interesan mucho. La OCDE, una institución seria, calcula la tasa de reposición en Chile alrededor del 40%, no en 77%. Si fuese 77%, todos los países ya tendrían AFPs.

En un mundo post Gran Recesión (la crisis financiera 2008), no hay apetito para que un puñado de privados manejen, como ocurren en Chile con las AFP, el 50% del PIB, por el peligro sistémico que ello implica.

Si hacemos una analogía vemos que José Piñera y sus AFPs son Madam Gil y la Estafa de los quesitos, salvo que el economista ha arrojado a la destitución a miles de padres y abuelos, lo que es inmoral. Una sociedad se mide por la forma en que trata a sus ancianos y a los que ya no pueden producir. El Chile que soñó Piñera, donde cada uno se rasca con sus propias uñas, es un país sin ética.

Tiene más aún la desfachatez de venir a Chile para "ponerse a disposición" de la Presidenta Bachelet y "ayudar". No, Piñera. Mucho ayuda el que no molesta. Ándate, ándate ya: ándate a Malawi a vender humo.

Facho
Bueno, como corolario, Piñera debe ser el único que cree que Pinochet fue elegido en escrutinio popular para ser el primus inter pares de Chile. "Presidente" Pinochet, quiere que llamen al fallecido dictador. 

Cuando un mandatario ha llegado al poder por la fuerza, los antiguos griegos lo llamaban tirano. Cuando un sólo sujeto reúne en sí los poderes del Estado, se le denomina dictador, porque sus leyes no se discuten en un Congreso de representantes sino que gobierna por decreto, dictándolos. ¿Presidente? ¿Por qué este pelmazo quiere que a Pinochet le llamen "Presidente"?

Bonus track
Cuando la Academia anunció que el film NO era nominado al Óscar, José Piñera dijo que era la oportunidad para explicar al mundo lo que realmente ocurrió  en Chile. Se declaró disponible para entrevistas y así aclarar la verdad sobre la "epopeya" del régimen militar. ¿Qué pretende? ¿Que la película muestre cómo un bondadoso y paternal gobernante preguntó de buena fe a su pueblo si continuaba o no en el poder? Piñera está loco. Lo digo en serio: sufre de alguna patología mental. Y no es como Marcelo Bielsa, que era un loco lindo, porque Piñera es un loco, pero un loco culiao.